Enrique Pérez-Carrillo de la Cueva / Profesor de Yawara-Jitsu

“Saber defensa es como saber nadar”

(Entrevista realizada por Edurne Urreta para “El Mundo” – Viernes 11 de Febrero de 2011)

¿Qué hacer si alguien le pone un cuchillo en el cuello? ¿Cómo defenderse de un atracador o de un acosador? La respuesta está en el Yawara-Jitsu, un método de defensa personal científico y muy práctico que, además, es español. Enrique Pérez, el hijo de su creador, imparte cursos intensivos en los que se aprende lo básico para saber defenderse y ganar confianza.

Pregunta.- No sabía que la defensa personal podía ser científica.

Respuesta.- Pues sí, porque su sistema se basa en la biomecánica, en el cuerpo humano, en los músculos, en las articulaciones, en generar energías cinéticas…

Pregunta.- ¿Y eso no lo habían inventado los orientales?

Respuesta.- El origen del Yawara-Jitsu es oriental. Es un sistema que empleban los samurais pero estaba limitado a gente muy fuerte físicamente. Nosotros lo hemos adaptado para convertirlo en un sistema muy completo.

P.- ¿Cómo de completo?

R.- Aprendes llaves, a dar golpes para defenderte, trabajas en el suelo… enseñamos a emplear un bolígrafo o un paraguas como arma, por ejemplo, por eso es muy práctico.

P.- Además dicen que es español, ¿no será porque sueltan tacos o se va de cañas con los alumnos?

R.- (Risas) Es español porque lo creó mi padre, que es militar y uno de los pioneros del Judo en España. Abrió un gimnasio en Málaga e hizo un estudio biomecánico de cada técnica. Así nació el Yawara-Jitsu, un arte marcial moderno.

P.- ¿Los orientales no les han copiado?

R.- Los orientales suelen trabajar en una forma bastante tradicional. El maestro enseña al alumno y el alumno no cuestiona al maestro, es decir, lo que él hace yo lo hago.

P.- Ahora entiendo lo del enfoque español.

R.- (Risas) En España es más fácil explicar algo a alguien si tiene un fin, si sirve para algo, si no es muy difícil. Aquí se explican las cosas de una forma muy científica y clara. Hay que saber, por ejemplo, qué es el miedo, saber reconocerlo, porque el cuerpo se prepara, bien para huir o para pelear.

P.- ¿Y usted qué recomienda, salir por pies o hacerse el héroe?

R.- Siempre recomiendo que, si se puede, hay que huir. Como decía Bruce Lee, lo mejor es no estar ahí, pero si la agresión es inminente es mejor estar preparado.

P.- Ya, hay que saber defenderse.

R.- Exacto, es como saber nadar, al menos para no ahogarte, pues esto es igual, al menos conocer algo básico para saber qué hacer. Además, saber defenderte te da confianza.

P.- ¿Se le cuela algún Chuck Norris?

R.- Muy pocos, si entra algún friki enseguida se da cuenta de que no es su ambiente y se va él solo.

P.- ¿Enseña también a atacar?

R.- También, se dan nociones de estrategia y aspectos legales, la legítima defensa es un derecho.

P.- Tan práctico y tan claro, seguro que tendrá muchas alumnas.

R.- Tengo de todo, alumnos desde los 3 hasta los 70 años, pero es verdad que tengo bastantes mujeres, alrededor del 40% de mis alumnos. No hay que estar dos años para conseguir algo, desde el principio aprendes a defenderte. Trabajo con mujeres que han sido víctimas de malos tratos y con niños que sufren acoso escolar y noto cambios muy grandes enseguida, porque ganan confianza.

P,- ¿En cuántas clases aprendo a defenderme?

R.- El curso intensivo dura 16 horas, con él tienes un protocolo básico.

P.- ¿Qué hace con los niños que sufren acoso escolar?

R.- Es un programa muy interesante que tiene tres áreas. A un niño que sufre acoso escolar hay que darle herramientas para que pueda frenarlo o prevenirlo. Trabajamos la autodefensa, el teatro corporal y la psicoasertividad. Funciona muy bien, aunque tengo que decir que en los colegios son muy hipócritas, muy pocos reconocen que tienen casos de bullying, por eso hemos cambiado el nombre a coaching infantil.

P.- También enseña a ciegos y discapacitados… Verá, me cuesta imaginar como es la defensa personal de una persona en silla de ruedas.

R.- Es una de nuestras especialidades. Uno de nuestros maestros sufrió una trombosis y perdió mucha movilidad. Empezó a estudiar cómo defenderse y a partir de ahí delimitó las técnicas para gente ciega, personas a las que le falta un brazo o van en silla de ruedas, por ejemplo. Pueden sacar provecho de lo que tienen.

“Como decía Bruce Lee, lo mejor es no estar ahí, pero si la agresión es inminente es mejor estar bien preparado”

Enrique Pérez-Carrillo de la Cueva

Maestro Internacional, Yawara-Jitsu

Retrato

Origen: Málaga, 1967.

Currículo: Licenciado en Periodismo, es presidente de la Asociación Española de Yawara-Jitsu y ha practicado más de 30 artes marciales distintas. Imparte clases contínuas, cursos intensivos para principiantes, clases particulares y cursos para empresas. Enseña defensa personal para discapacitados físicos y sensoriales, imparte cursos de coaching infantil y programas de atención integral a las víctimas de la violencia de género.

Aficiones: “Me gusta mucho cocinar porque me relaja, y estar con mis hijos”

Virtudes: “Soy inquieto y trabajador”

Defectos: “A veces me cuesta delegar”

Debilidades: “El chocolate”

Pin It on Pinterest

Share This