Historia del Yawara-Jitsu

Nace el Yawara-Jitsu, como arte marcial orientada a la defensa personal, allá por el año 1975, tras un largo periodo de gestación, en las instalaciones del legendario gimnasio Toyama de Málaga -fundado el año 1961-, hoy ya desaparecido.

El origen de este moderno sistema de defensa personal, responde a la necesidad de utilizar diversidad de técnicas de autodefensa ante las más variadas agresiones, con una eficacia probada, aprendidas mediante una pedagogía adaptada a la mentalidad occidental.

La selección de las mejores técnicas para la defensa personal, procedentes de variadas artes marciales (Judo, Kárate, Aikido, Kung-Fu, Kenpo, Boxeo Tailandés, Lucha Libre, Kobudo, etc.), su depuración -teniendo en cuenta el comportamiento articular, muscular y nervioso-, la aplicación de las leyes físicas que rigen la mecánica de las palancas, el entrenamiento basado en los principios y teorías de Paulov, sobre los “reflejos condicionados” y las técnicas de entrenamiento psicológico de control del miedo y el estrés, para facilitar la asimilación y la espontaneidad en un enfrentamiento real, conforman un sistema de defensa personal científico, racional y progresivo, que consigue el máximo rendimiento con el mínimo esfuerzo. Y lo que es más importante, fácil de aprender por cualquier persona.

Soke-Fundador

 

Yawara-Jitsu > Miguel Pérez Carrillo

Miguel J. Pérez Carrillo. Militar de profesión – Academia General de Zaragoza, VII promoción-, es Licenciado en Educación Física y escritor de numerosas obras deportivas dedicadas a las artes marciales y la cultura física -de las que podríamos destacar Gimnasia para todos (premiada por el Consejo Superior de Deportes), Judo Infantil (primer libro sobre esta materia editado en lengua castellana) o Yawara-Jitsu (agotado, y que cristaliza sus conocimientos en defensa personal).

Es Maestro Internacional de Yawara-Jitsu 10º Dan, Maestro Entrenador Nacional de Judo 2º Dan, Maestro Entrenador Nacional de Jiu-Jitsu 3º Dan, Cinturón Negro de Kárate 2º Dan. Ha practicado multitud de artes marciales tanto orientales como occidentales, desde la Lucha Libre o el Sambo, a la Esgrima o el Boxeo inglés, el Kobudo o el Aikido.

Su incansable actividad docente, le lleva a impartir clases de Defensa Personal tanto en el ámbito civil -multitud de gimnasios, clubes deportivos y colegios- como en el militar -policías nacionales, policías locales, vigilantes de seguridad y escoltas-, en clases continuas y cursos intensivos.

Sus extensos conocimientos en las artes marciales, en biomecánica y preparación física, le han permitido realizar un estudio científico exhaustivo de todas las técnicas, en aras de conseguir el máximo rendimiento con el mínimo esfuerzo. El conocimiento articular, muscular y nervioso es aplicado en la ejecución de los movimientos de atemi, luxación, estrangulación y proyección con una metodología precisa adaptada a la mentalidad occidental.

Aunque se retiró el año 2003, su extraordinaria labor en pro de las artes marciales y la defensa personal, continúa de la mano de su hijo, el Maestro Internacional Enrique Pérez-Carrillo de la Cueva, y de los maestros formados bajo su tutela.

Pin It on Pinterest

Share This